miércoles, 12 de marzo de 2014

GRANADA

          Granada... muchos son los comentarios y recomendaciones sobre este impresionante lugar, tanto es así que mis planes eran pasar una noche en esta ciudad, pero fueron tantas las sugerencias que terminé pasando 2 con sus correspondientes días.
          Nos preparamos para salir desde Madrid el martes día 1 de octubre con todo lo necesario para los próximos días para estar de ruta hasta llegar a Huelva a coger el barco para regresar a Gran Canaria.
          Una vez llegado al hotel y disponer de aparcamiento para dejar la moto nos dispusimos a hacer frente a la intrincada maraña de calles y rincones que ofrece la ciudad de Granada.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Conociendo el GP de Motorland

           Como en años anteriores me disponía a visitar los parajes y carreteras de la península ibérica. Ya con todo preparado me levanto antes del amanecer con la firme convicción de que este viaje era diferente. Llego al embarcadero y obtengo el privilegio de evitar la fila de coches que se amontonan a la entrada de la bodega del barco.
          Después de acomodar mis pertenencias y cambiarme de ropa conozco a Enrique, financiero de profesión y periodista por aficción, el cual ha tenido la oportunidad de acudir a un gran número de circuitos del mundial de motociclismo en busca de algunas entrevistas a pilotos del mundial y de muchas más anécdotas, durante la travesía compartimos experiencias y mesa.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Conociendo Tenerife

          Habiendo adquirido recientemente unas alforjas para el viaje de este año y coincidiendo con el último fin de semana de nuestras vacaciones estivales decidimos realizar una escapada a la isla vecina que no es otra que Tenerife. No es la primera vez que la visitamos pero no era motivo suficiente como para no repetir la experiencia. Después de ultimar los flecos de lo que a nuestro entender iba a ser un fin de semana romántico a lomos de nuestra preciada moto, la vestimos son sus nuevos ropajes y finalmente tras conseguir montar todo en la moto pusimos rumbo a Agaete para coger el barco que nos llevaría a Tenerife. Todo esto aderezado con unas buenas dosis de adrenalina y sudor porque sobre nosotros pendía la guillotina del reloj que no cesaba en su empeño de hacernos comprender que era él quien mandaba y no nosotros.
          Ya en el barco pude almorzar un bocadillo de chorizo rojo que me supo a gloria, por aquello de haber retrasado demasiado mi hora de comer. Debíamos descansar para hacer una ruta por el parque rural de Anaga, situado al noreste de la isla antes de llegar al hotel ubicado en el Puerto de la Cruz (personalmente el mejor lugar para alojarse en la isla).  
          Quería estrenar mi nueva cámara y mi reciente interés por documentar mis viajes, pero mi gozo en un pozo ya que al principio de la ruta me apareció lo peor que puedes esperar de la tecnología "¡¡¡Batería agotada!!!" fue entonces cuando descubrí que la reciente instalacion de una toma de mechero en la moto no me iba a ser útil para ese gadgets, no así para el movil en función GPS que era el motivo principal para su instalación.
  

martes, 10 de septiembre de 2013

Sentimiento y educación motera

          Hola de nuevo a los pocos o muchos que leéis estas líneas, hoy voy a hablar del sentimiento y educación motera, no sin antes puntualizar lo que a mi entender significa ser motero y ser motorista.
          Ser motero es aquel que ama las dos ruedas, o las tres en algunos casos, vive y disfruta en compañía de su moto, indistintamente de las condiciones climatológicas. Saborea cada bocanada de aire, cada kilómetro, como si le fuera la vida en ello. Ser motorista es bien distinto, es aquel que utiliza como medio de locomoción una moto. La utiliza única y exclusivamente para ir del punto A al punto B.
          Una vez diferenciado lo que es motorista de motero, con mayor o menor acierto, no me lío más y vamos a entrar en materia.
          Allá por 1999 comenzaba mi experiencia con las motos en mi scooter, por aquel entonces era motorista, tan solo utilizaba la moto para ir a trabajar. En 2009 me saqué el carnet de moto y con el aumento de cilindrada empezaba a salir de ruta y con ello empecé a entender lo que es el sentimiento motero, las primera veces que alguien hacía un leve gesto con la mano izquierda o daba las luces a modo de saludo, se me escapaba una sonrisa, empezaba a sentirme parte del entorno y de un grupo en el cual prima el compañerismo por encima del egoísmo característico de aquellos que van sobre 4 ruedas.
          Como en todos los casos siempre hay excepciones que confirman la regla. La primera muestra de compañerismo fue en mi primera salida de la vía, que afortunadamente tan solo fue un susto, pero aun me estaba levantando cuando un chico que había visto las marcas de la salida preguntándome ¿si estaba bien?, a continuación me ayudó a sacar la moto y por último me dijo que le siguiera para quitarme el susto del cuerpo. Aquello fue un punto y a parte en mi vida como motero.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Reflexión

          Después de llevar ya algunos viajes y ahora que estoy realizando este blog, me he dado cuenta de que me he centrado mucho en ir a un GP y he dejado un tanto de lado el hecho he visitar nuevos lugares, conocerlos y sobre todo documentarlo. Todo esto viene después de seguir durante un tiempo más o menos prolongado a personas tales como Miquel Silvestre, Charly Sinewan o MrHicks46, que aunque diferentes entre sí todos tienen un denominador común, realizar, vivir y sentir aventuras a lomos de sus motos y sobre todo contarlo y compartirlo con el resto del mundo. Porque no habría historia si no hubiera alguien que la documentara y la contara. Con Miquel he aprendido historias que desconocía por completo de la mano de nuestros exploradores que normalmente no se aprenden en clase. Con Charly he descubierto un África diferente, mucho más amable de lo que nos quieren hacer creer y con MrHicks46 me divierto escuchando sus reflexiones tan dispares desde el interior de un casco como por ejemplo la puerta de la película de la roca, o taparle las orejas a su moto para que no escuche sus cuernos con una BMW F800.
          Lo que ha supuesto que en esta ocasión el motivo de mi nuevo viaje también sea un GP (ya estaba planteado antes de tomar la desición de hacer algo más que eso) pero lo que "a priori" hubiese sido una contrareloj para llegar a tiempo a coger el barco de vuelta o los lugares a los que debo llegar se ha convertido en una ruta de 4 días por algunos puntos del sur de la península, donde espero aprender algo más sobre como documentarlo de cara a futuros proyectos que rondan por mi cabeza, aunque todos ellos a lomos de mi moto.